Entre perfumes, princesas y lujos: Eze, Mónaco y Montecarlo

21742846_706563969536373_1219239687952034153_n

Recuerdo que en mi niñez, mientras acompañaba a mi mama con el estilista a que le tiñeran el cabello, solía esperar en la pequeña salita de la entrada en donde me ponía a  hojear esas revistas “fifís” que gustan de hablar sobre las glamurosas vidas de los famosos y la realeza.

Ciertamente, en aquel tiempo jamas imagine que años después tendría la oportunidad de transitar por el mismísimo principado de Mónaco, o por el impresionante Montecarlo, sitios plagados de historias sobre príncipes y princesas.

El penúltimo día de viaje en crucero, el barco atracó en la ciudad de Cannes al sur de Francia. Cannes es famoso por su Festival de Cine.

Baje del barco temprano ya que tenía contratada mi última excursión, la cual contrate con la propia naviera MSC, y consistía en una visita por las tierras de Eze, Mónaco y Montecarlo.

A diferencia de las otras ciudades a las que arribamos, en Cannes no fue posible desembarcar en tierra firme, por lo que el barco se quedo asentado en medio del agua marina y nosotros tuvimos que tomar una lancha lanzadera para llegar hasta el puerto. Al bajar de las lanchas fuimos interceptados por nuestra guía de turismo, una mujer más bien seria, pero amable, cuyo nombre no recuerdo, pero que para fines de este artículo llamaré “Lily”.

Una vez que abordamos el autobús, Lily nos explicó que el primer sitio al que llegaríamos sería a la ciudad de Eze, pero únicamente para hacer una parada en la fábrica de perfumes “Fragonard”, en donde se pretendía llevarnos en una visita guiada.

Debo decir que lo poco que pude observar de la pequeña ciudad de Eze me dejo completamente maravillada. El pueblo estaba como incrustado entre la vegetación de la montaña y en medio de la neblina, o al menos las vistas que yo pude apreciar. La ciudad parecía una de esas que salen en las películas de terror, tan tétrica y a la vez hermosa.

Al ascender por la pendiente, era posible observar el océano en todo su esplendor, bordeado por la verde vegetación que rodeaba la ciudad.

21753417_706560689536701_7942026582071397331_o

Pronto llegamos a Fragonard, en donde después de aparcar el autobús y bajar del mismo, nos fue asignada una guía de ascendencia española, la cual se encargo de reunirnos a todos y explicarnos en que consistiría la visita.

Cabe mencionar que en éste lugar trabajan guías de diversas nacionalidades, ello con la finalidad de cubrir todas las necesidades de idioma de los diferentes grupos de turistas que hacen una parada en Eze para conocer la fábrica.

La visita por las instalaciones de Fragonard se ofrece de manera gratuita a los turistas, o al menos esa impresión me dio, pero no es ningún secreto que hay un trasfondo de negocio en todo ello, pues muchos de los visitantes salen de las tiendas con las manos cargadas de perfumes franceses después de haber hecho el recorrido.

El paseo en general fue agradable, aunque rápido. Nuestra guía nos habló de los procesos de elaboración del perfume, nos contó cómo es que éste se prepara a partir de diversas hierbas y esencias que generalmente suelen importarse de otras regiones del mundo. Pudimos caminar por el interior de la fábrica, conocer las maquinas y espacios en los que se elabora, y finalmente oler un buen número de exquisitas fragancias.

21741239_706561206203316_8128501876980234856_o

Veinticinco minutos después, Lily ya estaba hablándonos para volver al autobús, pues el tiempo apremiaba y debíamos limitarnos a echar un breve vistazo.

El segundo sitio al que llegamos fue al principado de Mónaco, para esto, Lily ya nos había contado un montón de historias escandalosas sobre la realeza francesa. Nos platicó la historia de amor del príncipe Rainiero y la actriz hollywoodense Grace Kelly, quienes acabaron conociéndose en uno de los famosos festivales del cine de Cannes.

Las calles de Mónaco me sorprendieron. Todo ahí era lujo, belleza y mucha seguridad, recuerdo que había un policía prácticamente en cada esquina y me impresione muchísimo al ver una agencia de coches ahí, pero no era una agencia cualquiera, ¡no señor!, ahí había puro coche lujoso, de esos que solamente se ven en las pelis.

Una niña que viajaba en mi grupo dijo una frase muy acertada a su madre…,  “oye mami, aquí la gente riquita no puede vivir, aquí solo viven los ultra millonarios”, no pude estar más de acuerdo con ella.

Mientras el autobús recorría las calles del principado, recuerdo haber mirado la casa de un importante sultán o algo así. Era la más llamativa de todas, con su fachada de bordes extravagantes y múltiples colores, ¡quede maravillada!

Para dar un recorrido por el área más cercana al palacio del Rey Alberto tuvimos que bajar del autobús, subir un montón de escaleras eléctricas y un elevador, para llegar a la cima de lo que era la pequeña ciudad. A partir de ahí contemplamos las preciosas e impresionantes casas. Incluso pasamos a un costado del hogar de la princesa Carolina y visualizamos a lo lejos el de la princesa Estefanía. Yo simplemente estaba que no me lo creía, ¿de verdad me encontraba en aquel sitio?

Posteriormente cruzamos un parque desde donde pudimos observar las fabulosas vistas de los lujosos yates aparcados en el mar.

21743110_706564102869693_7109926095465961706_n

El  tiempo que estuve ahí me detuve a admirar cada metro cuadrado de esa ciudad llena de magia y elegancia. Llegamos hasta el palacio de los Grimaldi, en donde pudimos hacer un par de fotos.

No se parecía a ninguno de los castillos que solía ver en las películas de príncipes y princesas de mi niñez, pero igualmente me pareció un sitio encantador.

21463341_706563476203089_3888626434909690577_n

Después de permanecer un rato en Mónaco, volvimos al autobús para realizar la siguiente visita: Montecarlo, la sede de la famosa carrera de autos de la Fórmula 1.

Confieso que Montecarlo era el sitio que más quería conocer de ese tour. Ese interés se lo debía a un libro muy bueno de género policíaco que leí cuando estaba en la universidad. No sé si lo haya dicho anteriormente, pero soy una fanática fiel de las novelas de suspenso. Aquel libro que leí se llama “Yo mato” y fue escrito por el autor italiano Giorgio Falleti. La historia se desarrolla en ésta majestuosa ciudad, precisamente durante la temporada de carreras de la F1.

Saber que conocería un poco del sitio que me tenía fascinada en aquella emocionante historia, me lleno de felicidad. Tristemente conocí mucho menos de Montecarlo que del resto de las ciudades visitadas ese día.

Tuve la oportunidad de fotografiar el famoso Gran Casino, icono de la ciudad. Sin embargo, Lily fue informada vía telefónica que el mar estaba subiendo peligrosamente en el área donde estaba aparcado nuestro barco y que por ende, había riesgo de que el agua volteara la nave. Por este motivo la visita se vio interrumpida y tuvimos que volver a Cannes mucho antes de lo previsto.

21557430_706565686202868_7006110129890622836_n

Hubo mucho descontento por parte de mis compañeros de excursión, yo misma me sentí decepcionada por ese hecho, pero al poco rato acabamos aceptando la situación y comprendimos que aquello no era culpa de los organizadores, y que eran fuerzas de la naturaleza las que habían provocado la interrupción del tour.

Así que finalmente regresamos a descansar.

Ese día se cancelaron todas las actividades en las áreas exteriores del barco y se prohibió que las personas salieran, pues con lo picada que estaba el agua se ponía en peligro a los pasajeros que anduvieran en las zonas expuestas.

Fue una noche larga, la primera y única en la que verdaderamente sentí el movimiento de la nave en la que viajaba. Recuerdo que al andar por los pasillos después de volver de la cena, hubo un momento en que perdí el equilibrio a causa del movimiento del barco, y tuve que sostenerme de las paredes laterales para no caer.

Por suerte no pasó nada malo. Nuestro capitán italiano Rafaelle Ruzzo pudo bordear a la perfección las aguas bravas, y llevarnos a salvo hasta nuestra siguiente y última ciudad a visitar.

AUBE

 

Facebook: https://www.facebook.com/aube.scrit.3

Twitter: https://twitter.com/AubeScrit?lang=es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s