Celebrando la muerte

DSC09145

“Son tantas las cosas que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo”

(La marioneta/ Johnny Welch)

 

¿Les he dicho ya lo mucho que amo México y sus tradiciones?, pues se los digo ahora.

El día de muertos sin lugar a dudas es una de mis festividades favoritas, y es que… ¿cómo no amar esa gama de colores presentes en sus altares y ofrendas?, los panteones repletos de gente colocando flores en las tumbas de sus difuntos, para recordarlos y pasar el tiempo con ellos como si aún estuvieran aquí.

Sí, ese par de días en los que los mexicanos celebramos la muerte, y a la vez la vida de los que se fueron antes.

Debo confesar que ésta fecha me genera un sentimiento de cercanía con mis ancestros, y llámenme supersticiosa, pero es en estos días cuando tengo la creencia de que ellos pueden escucharme y verme y estar más pendientes de mi vida.

Siempre que fallece un familiar querido alguien nos dice que ahora esa persona nos cuida desde el cielo. Yo creo que es verdad. Me gusta imaginar que me mira desde el sitio donde se encuentra y sonríe ante mis tonterías, o rueda los ojos, avergonzado ante cada comentario imprudente que luego me da por decir. Que vigila mi sueño de noche y me dice que todo estará bien, que la vida no es tan complicada y que la muerte es de hecho un tesoro.

DSC09149

Y es que existe una verdadera necesidad humana por recordar a nuestros muertos, por sentirnos cerca de ellos, aunque sea solo un par de días al año.

Esta necesidad ya se encontraba presente desde tiempos antiquísimos, cuando las culturas prehispánicas rendían culto a la muerte a través de rituales.

Sin embargo es bien sabido que todos los acontecimientos históricos están plagados de cambios, y en el día de muertos no fue la excepción. A la llegada de los conquistadores españoles la época de festejo, que originalmente se celebraba en agosto, tuvo que ser movida al mes de noviembre con la finalidad de adaptar la costumbre de los nativos a la religión católica de los nuevos habitantes. Diversas fuentes afirman que los conquistadores se horrorizaron al descubrir el culto que se rendía a la muerte, pero optaron  por  usarlo en su favor con la finalidad de afianzar la Fe en el catolicismo, por lo que accedieron a respetar en cierto modo la festividad y aplazarla hasta noviembre, para que así ésta quedara cerca de la fecha del día de todos los santos.

En México celebramos principalmente el uno y dos de noviembre, se dice que el uno está dedicado a las almas de los niños fallecidos, mientras que el dos se refiere a los adultos difuntos.

DSC09151

Una de mis partes favoritas de estos días es que son feriados, o al menos en mi trabajo yo descanso.

Cuando chica, acostumbraba acompañar a mi mama y a mis tías al cementerio a llevar flores y arreglar las tumbas de mis abuelos y demás parientes fallecidos. Esos días siempre comíamos caña de azúcar y preparábamos un aperitivo para llevar. Sin mencionar las comidas de altar, que para quien no lo sepa, ya les cuento de lo que se trata.

En mi pueblo, algunas familias hacen una especie de “manda” o promesa a algún determinado santo en el que creen, y normalmente dicha manda la hacen a cambio de alguna petición o favor. La manda casi siempre consiste en preparar enormes ollas con mucha comida, la cual reparten entre los habitantes del pueblo, quienes se acercan con sus cacerolas y salen con ellas rebosantes de alimento.

Es común que en las ofrendas por comida de altar, la gente se amotine afuera de los domicilios de la familia organizadora. Yo he acudido un par de ocasiones y mi platillo favorito definitivamente es la sopa de pan. Un bocadillo salado a base de pan blanco cocinado con algunas verduras y especias.

DSC09147

El día de muertos además me recuerda mis días escolares, cuando en la primaria asistía a las kermeses organizadas por los profesores y los padres de familia. Esos días me gustaba leer las calaveritas que algunos escribían, ya saben, esos versos en rima que hablan sobre la muerte como algo cómico. Normalmente se utilizan para satirizar a algún personaje famoso o a alguien que aún está vivo.

“Estaba Aube escribiendo,

Cuando llego la muerte corriendo

Le dijo ¡hasta aquí llegaste!

Y Aube se fue maldiciendo.

Ahora en el más allá

Aube siempre está blogueando

Contando los ires y devenires

De su vida por el mundo”

DSC09146

También es tradición montar altares de muertos, que son básicamente mesas adornadas con múltiples objetos, entre los que destacan fotografías de personas que han fallecido. Muchas veces se trata de personajes famosos como políticos o artistas muertos, otras veces, y si los altares son familiares, las fotografías son de parientes fallecidos.

En estos altares se coloca papel picado, calaveras de azúcar, pan de muerto, fruta y comida, generalmente aquella que era la favorita de la persona que ha partido, así como objetos o cosas que utilizaban en vida.

DSC09154

Ayer fui a Palacio de Gobierno para admirar los altares que habían montado para exhibición. Confieso que al pasar por algunos se me hizo agua la boca al ver una cazuela con mole, poco me falto para ir por unas tortillas y hacerme unos buenos tacos.

Por la noche acudí con una amiga a ver la película de Coco, ¡vaya joya!, si no han tenido oportunidad de verla, les recomiendo que acudan cuando puedan.

Es una de esas películas hermosas,  llenas de color, alegría y música que retrata a la perfección la cultura mexicana, principalmente en estos días. Me robo absolutamente el corazón.

Ver Coco me hizo darme cuenta de porque es importante celebrar la muerte y recordar a nuestros difuntos.

DSC09158

Siempre me sentí intrigada ante la alegría que había en estas fechas, es decir, parecía casi surreal ver a gente sonreír y disfrutar en un panteón repleto de tumbas.

Pero entonces se me viene a la mente una frase de mi poema favorito La marioneta de Johnny Welch, la cual dice algo así como que “la muerte no llega con la vejez sino con el olvido”.

¡Que terriblemente cierto!, y es que mientras no exista alguien que nos recuerde, es entonces cuando la persona que fuimos en esta vida se habrá extinguido para siempre.

El día de muertos nos permite rememorar a nuestros difuntos, rendirles homenaje, recordar que aunque ya no están físicamente, siguen viviendo en nuestros corazones.

Es necesario celebrar la muerte, porque de esta forma recordamos que estamos vivos y que mientras lo estemos, podemos siempre perseguir sueños y anhelos.

Porque mientras estemos aquí en la tierra nada parece imposible y mientras exista alguien que nos recuerde, nuestra vida habrá valido la pena.

DSC09162

AUBE

 

Instagram: https://www.instagram.com/aubescrit/

Facebook: https://www.facebook.com/aube.scrit.3

Twitter: https://twitter.com/AubeScrit

Anuncios

4 comentarios en “Celebrando la muerte

  1. Steph

    ¡Qué bonita tradición! Siempre he tenido curiosidad de probar las calaveras de azúcar, en Guatemala también celebramos pero diferente manera, sin embargo, me llama mucho la atención la manera en que cada país lo celebra. Lindo post! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. La relación que se tiene en México con la muerte es de lo más llamativo. Y no sólo por el colorido ni las calaveras etc. Voy más allá. Es la manera en la que tienen interiorizada la muerte. Es como si la normalizárais más. Cuando verdaderamente así debe ser. Por supuesto aquí en España también se celebra el Día de los difuntos, pero es algo gris, triste. La gente hace misas recordatorias y va a los cementerios a dejar flores. Ya está. No es ni de lejos como en vuestro lindo México.

    Muchos besos desde España, tu segunda casa, Alba.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s