Roma: Pérdida en otra época

 

SAMSUNG CSC

“Hay algunos que dicen que todos los caminos conducen a Roma, y es verdad porque el mío me lleva cada noche al hueco que te nombra…”

(Sin tu latido/Luis Eduardo Aute)

 

Iban a dar las ocho con diez de la mañana cuando abrí los ojos. Todo lo que pude pensar al ver el celular fue: ¡Joder!

Era la segunda parada de crucero y esta vez el barco arribaba en Civitavechia. Se suponía que yo debía estar afuera del puerto al punto de las ocho y media para tomar mi excursión a Roma.

Con una rapidez digna de concursar para un record guiness me aliste por completo, de tal forma que para los diez minutos siguientes ya me encontraba desembarcando. Lo que nunca imagine fue que para salir del puerto tenía que recorrer un largo tramo.

Con el tiempo que perdí investigando la situación, abordando el Shuttle bus que me sacaría al exterior y recorriendo el camino hacia la salida, acabe perdiendo mi excursión, ¡la misma que ya había pagado varias semanas antes!

Recuerdo haberme sentido tonta y desanimada en el momento que comprendí que la empresa que contrate no iba a enviar a nadie para que volviera por mi, ya que la culpa había sido mía, era yo quien la había liado. Sentí que el dinero que gaste en la excursión se había ido directo a la basura, pero lo que era aún peor es que ¡había perdido mi oportunidad de conocer Roma!, o al menos así lo creía.

Después de un par de minutos de puro dramatismo de lamentaciones y de darle tantas vueltas al asunto, llegue a la conclusión de que debía encontrar una solución pronto. Es decir, no es como si  todos los días fuera a Italia ¿sabes?, no había cruzado el extenso “charco” con la ilusión de conocer una ciudad que siempre estuvo entre mis sueños visitar, para acabar regresando al barco a llorar mis penas.

Fue entonces cuando me percate de la presencia de gran cantidad de personas que intentaban vender tours en el exterior del puerto, había muchísimos puestecitos de información. Miré el reloj y convencida de que no quería perder más el tiempo decidí jugármela, me acerque a uno de los puestos en donde milagrosamente hablaban español  y tras consultar rápidamente sobre los paseos y las tarifas, accedí a confiar en ellos y a gastarme un dinero extra para coger la combi más próxima a salir.

SAMSUNG CSC

Muchos me dijeron que un tren seguramente me hubiera salido más barato, sin embargo las paradas de crucero son relativamente cortas, dejan muy poco tiempo para conocer alguna ciudad y yo, andando sola por tierras extranjeras no podía darme precisamente el lujo de perderme por ahí, así que opte por la opción más cara,  pero también por la más segura.

Por cuarenta euros conseguí el tour, mismo que debí compartir con una familia libanesa. Nuestro conductor, Simone, era un chico verdaderamente majo. Él se encargo de llevarnos desde Civitavecchia hasta la bella Roma y de trasladarnos en aquella ciudad. Simone sólo hablaba italiano e ingles, del español dominaba poco, pero se defendía bien, así que no tuvimos ninguna clase de problema para comunicarnos.

El viaje hasta Roma duró alrededor de una hora. Cuando entramos a la ciudad recuerdo que lo primero que observe fueron a esos coches patrulla de color azul claro pertenecientes al cuerpo de la “Polizia italiana”. En ese momento fui consciente de que me encontraba en el país que tanto me había intrigado de niña, oh por Dios, ¡estaba en Italia!.

Simone nos llevo primeramente a conocer la Piazza Navona, la cual está construida sobre el estadio dominicano. Nos dejo en un lugar cercano a la plaza, así que tuvimos que atravesar un callejón para llegar hasta ahí. Cuando por fin la vi, quede verdaderamente sorprendida por la belleza de las construcciones que la conformaban. La plaza tiene tres preciosas fuentes que ostentan majestuosas esculturas construidas a base de mármol blanco.

SAMSUNG CSC

 

Frente a la plaza se encuentra la espectacular iglesia de Santa Inés en Agonía, una bella edificación de color blanco que derrocha elegancia por donde se le mire. Cuentan que Santa Inés fue una devota mujer que, encontrándose en este sitio fue obligada a desnudarse y a negar su Fe, pero que por obra de un milagro sus cabellos comenzaron a crecer tanto, que pudieron cubrirla de su desnudez y salvarla de la exhibición pública.

SAMSUNG CSC

Mi monumento favorito de la Piazza Navona fue la fuente de los cuatro ríos, la cual presume al alto y bello obelisco dominicano en su centro.

Después de una rápida visita por la piazza, Simone me acerco al que sería el sitio que más he deseado conocer en la vida (¡y no exagero!): El coliseo romano. Ya desde niña recuerdo que aquel lugar siempre llamó mi atención, desde la primera vez que lo vi retratado en una de esas fotos de enciclopedia.

La belleza de su fachada me capturo por aquel tiempo, y posteriormente, cuando conocí la naturaleza de su propia historia, me pareció más fascinante todavía. No podemos olvidar que ésta construcción fue en sus inicios una especie de circo de sangre y muerte encargado de entretener a los gobernantes y al pueblo romano.

El día que visite Roma me fue imposible ingresar a su interior. Haber tenido que pagar por otro tour después de haber perdido el que ya tenía, me dejo sin posibilidades económicas para hacerlo, sin mencionar la gran cantidad de personas que estaban formadas en la fila, ni de chiste hubiera tenido tiempo de entrar y salir para la hora de la que disponía.

SAMSUNG CSC

Sin embargo, no entrar a conocerlo me dejo tiempo suficiente para admirar sus alrededores y caminar por todo lo largo del majestuoso foro romano, el cual consiste en aquellas ruinas y restos de edificaciones que en otra época conformaron las construcciones del imperio en su sede central.

Querer describir las maravillas que observe en Roma es complicadísimo, nunca me alcanzarían las palabras suficientes para relatarles con mi escritura como luce aquel lugar. Estar ahí, entre toda la belleza de la ciudad, con sus ruinas, calles y construcciones, me hizo experimentar la sensación de haber viajado a través del tiempo, a una época dominada por el lujo, el derroche y la excentricidad de los famosos emperadores.

SAMSUNG CSC

Finalice mí recorrido al pie de la Piazza Venecia, otro sitio magnífico que presume orgulloso su Monumento Nazionale a Vitorio Emanuele II, una construcción rebosante de elegancia por donde se mire.

Simone me alcanzó en esa zona y posteriormente nos traslado a un lugar cercano a la plaza de España, desde donde me dirigí a La Fontana di Trevi, otro de los sitios que más me moría de ganas por visitar.

Verlo fue simplemente maravilloso, la enorme fuente con esculturas talladas en mármol, presumiendo azules y esperanzadoras aguas en donde las personas arrojan monedas con la ilusión de volver a Roma, o de encontrar el amor o, en el caso de algunos otros, con la  de cumplir diversos deseos personales.

SAMSUNG CSC

Estuve un rato ahí fotografiando la fuente, tan bien como las excesivas multitudes me lo permitieron, después volví a la Plaza de España para buscar un lugar donde comer. Por suerte encontré un sitio entre una de las callejuelas… ¡tuve el placer de devorar una pizza marguerita en la mismísima Italia, mientras la acompañaba con una fresca botella de agua y una copa de vino que me ofrecieron como cortesía.

La última parada fue en la ciudad del vaticano, en donde únicamente me acerque a tomar un par de fotos, pues el tiempo apremiaba y tenía que regresar al barco.

SAMSUNG CSC

La gente que ya conoce Roma no me dejara mentir cuando digo que todo es  impresionante ahí. No importa en qué dirección se mire, siempre se encuentra algo digno de admirar, una edificación, un parque, una fuente o simplemente una calle.

Roma es la belleza y la majestuosidad andantes, o al menos eso me pareció. El tiempo que estuve en la ciudad fue muy poco y realmente necesitaría de semanas completas o incluso meses para conocer a la perfección todas sus maravillas.

Un pretexto más para volver.

En este artículo también aprovecho para decir lo encantada que quede con la gente italiana, tan amable siempre, tan alegre y risueña.

Italia me enamoro de muchas formas y creo en mi la convicción de regresar a aquel país para hacer un viaje largo, uno en el que en verdad pueda recorrer cada uno de sus rincones.

SAMSUNG CSC

 

AUBE

 

Facebook: https://www.facebook.com/aube.scrit.3

Twitter: https://twitter.com/AubeScrit

Instagram: https://www.instagram.com/aubescrit/

Anuncios

3 comentarios en “Roma: Pérdida en otra época

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s