Por las calles de Barcelona…

SAMSUNG CSC

 

“Un viaje de mil millas ha de comenzar con un simple paso”

(Lao Tzu)

 

Debo confesar que desde niña crecí sintiendo una gran curiosidad por conocer España. Un familiar mío tuvo la oportunidad de viajar a aquel país cuando yo estaba chica y  a su regreso recuerdo que me trajo unas pequeñas castañuelas de regalo. Desde entonces  se me metió en la cabeza que yo algún día iría de visita.

En mayo del 2016 comencé a planear un viaje a realizar por el mediterráneo y ya que siempre había querido andar en barco, me programe para ahorrar dinero durante ese año y así pagar un crucero que saliera desde Barcelona.

No te voy a mentir, fue un esfuerzo enorme el que tuve que hacer, hubieron varios meses verdaderamente difíciles en los que me quedaba sin un cinco,  pues la totalidad de mi sueldo se iba directamente al pago de ese viaje. Fue duro, pero al final de cuentas la fecha acabó llegando y con ella, el sentimiento de orgullo y felicidad extrema por haber conseguido completar un sueño mas.

A las doce cincuenta del medio día del dieciséis de julio estaba yo a bordo del avión que me llevaría a tierras españolas. Debo decir que el viaje lo hice completamente en solitario y si tomamos en cuenta que esa era la primera vez que iba a un lugar tan lejano, era comprensible que tuviera un poco de nervios.

Llegue al aeropuerto Adolfo Suárez Barajas de Madrid alrededor de las 06:30 de la mañana del día siguiente, pase los controles de migración y a las 08:00 horas ya estaba tomando el avión que me llevaría a mi destino: la bella Barcelona.

Planeaba quedarme en la ciudad alrededor de tres días completos hasta antes de abordar el barco, por lo que el recorrido que realice en aquella ciudad fue el que el tiempo de mi ajustado itinerario me permitió.

Apenas salí del aeropuerto, mi corazón estaba rebosante de emoción por conocer aquel lugar tan famoso.

Barcelona es la capital de la comunidad autónoma de Cataluña, se encuentra ubicada en el norte de España, a orillas del mar mediterráneo, y colinda con los Pirineos, una preciosa cadena montañosa que comparte territorio entre España y Francia. En la ciudad se hablan dos idiomas, el castellano y el catalán y prácticamente todos los habitantes de la ciudad tienen un conocimiento basto de ambos.

El clima de Barcelona, al menos en el mes de julio, es caluroso, y estamos hablando de un calor húmedo, lo cual es absolutamente comprensible teniendo en cuenta que la ciudad se encuentra delimitada por la playa.

El primer detalle en el que me fije al estar allá, fue en la gran cantidad de complejos departamentales que existen, altos edificios dispuestos por toda la ciudad, al igual que bicicletas y motocicletas deambulando por la misma. Más tarde comprendí que al haber en Barcelona un espacio reducido, no hay suficiente lugar para estacionar vehículos, por lo que a las personas se les facilita más trasladarse mediante aquellos medios de transporte. Lo mismo sucede con los departamentos, el territorio es pequeño como para soportar la capacidad de casas por cada uno de sus habitantes, por lo que las familias suelen alquilar o comprar pisos en dichos complejos departamentales.

Otra impresión que me lleve de la ciudad es que se encuentra absolutamente bien comunicada por el transporte público, moverme por Barcelona me resulto relativamente fácil, sobre todo a través del metro, sin embargo basta con estudiarse un poco las rutas de los autobuses para aprender a movilizarse también por estas vías.

La mejor opción que encontré para conocer la ciudad, considerando el tiempo que tenía, fue definitivamente el bus turístico. En el tiempo que estuve ahí pude visualizar al menos dos compañías que prestan este servicio y yo me moví en ambas con la finalidad de hacer mis comparaciones.

En realidad, me resultaron muy similares, al igual que los recorridos que hacían. Salvo por unos pequeños desvíos, los puntos visitados fueron prácticamente los mismos. Ambas rutas comienzan su recorrido en el centro de Barcelona desde Plaza Cataluña, aunque los autobuses pueden ser abordados en todos los puntos de paradas oficiales.

Un billete en el bus turístico cuesta alrededor de 29 euros por un día y 39 si lo quieres comprar por dos días seguidos. A bordo del autobús te regalan unos audífonos en los cuales puedes escuchar el tour guiado en el idioma que prefieras, contando con aproximadamente 12 idiomas a bordo, además, se te hace entrega de una cuponera mediante la cual se realizan descuentos en diversos museos y actividades.

El autobús es de dos pisos, estando el piso superior sin techo, lo que facilita la toma de fotografías estando a bordo. Yo desde luego, no me lo pensé dos veces y tome un asiento en el segundo piso absolutamente todo el trayecto.

Otra ventaja que tiene el bus turístico es que visita los sitios más emblemáticos o famosos de la ciudad, manejando (al menos en la ciudad de Barcelona, dos rutas: la verde y la naranja en una compañía, la azul y la roja en la otra), y bajo el mismo costo es posible abordar ambas rutas un mismo día y subir y bajar del bus turístico todas las veces que se deseen.

Mi primera visita fue a la imponente Catedral de la Santa Cruz y Santa Eulalia, iglesia construida en 1928 y que reviste gran importancia para la ciudad, así como que presume una impresionante arquitectura gótica.

Cerca de la catedral se encuentra el barrio gótico, en donde pude echar una caminadita entre sus impresionantes calles de estilo medieval, las cuales me robaron bastantes veces el sueño, ¡se sentía como haber viajado a través del tiempo!, si en algún momento hubiera aparecido un caballero con armadura montando un caballo en medio de la calle, seguro no me habría sorprendido mucho.

SAMSUNG CSC

Para llegar a la catedral, el bus turístico tuvo que tomar la Avenida Laietana, importante calle de la ciudad de Barcelona, la cual fue muy criticada en sus inicios, pues su construcción supuso la destrucción de diversas edificaciones de valor histórico para los habitantes catalanes.

Más tarde realice un pequeño recorrido por el puerto de Barcelona, andando por las áreas del Port Vell o Puerto Viejo, donde es común encontrar diversas embarcaciones de distintos tamaños atracadas cerca del muelle. Por ahí también se encuentra el Maremagnum, famoso centro comercial construido encima del agua, en el que las personas suelen ir de compras, a comer, al cine o simplemente a pasar el rato.

puerto7

Realmente cualquier punto de visita está plagado de lugares por conocer. Cerca del puerto también se encuentra el Museo de Historia de Cataluña, el cual cuenta con objetos de la historia de aquella comunidad desde la prehistoria y hasta la antigüedad, así como el Museo del Chocolate, sitios que no pude conocer debido a que su visita implicaba un cambio imposible a mis planes. Por lo que, estando ahí, me dirigí a la Barceloneta, una de las siete playas de la ciudad.

Me atrevería a asegurar que la Barceloneta es la playa más famosa de Barcelona, es común encontrar en ella a un sin número de personas tomando el sol a orillas de sus aguas turquesas. El sitio está equipado con servicios de sanitarios y regaderas cerca, así como de lugares equipados para hacer ejercicio.

SAMSUNG CSC

Las seis playas restantes son la playa de San Miguel, la de San Sebastian, la del Bogatell, la playa conocida como la nueva Italia, la playa Marbella y finalmente la playa de la Nova Marbella.

Cuando el turibus tomó la avenida Diagonal que nos acercaría a la emblemática Sagrada Familia, me quede impresionada por el cambio en el paisaje, ya que frente a mi se encontraba una panorámica de edificios modernos que contrastaban completamente con lo que hasta entonces, conocía de la ciudad. Cerca de la Plaza de Glorias, sobre dicha Avenida halla la imponentisima y extraña edificación en forma de pepino conocida como la “Torre Agbar”, la cual fue construida por el francés Jean Nouvel, y pertenece al grupo Agbar, empresa dedicada a la gestión y distribución de las aguas. De acuerdo con la información del audio guía, la torre fue construida con aquella forma debido a que Nouvel se inspiró en las montañas de Monserrat (macizo rocoso localizado cerca de Barcelona) para realizarla, además, el color de la torre hace referencia al azul del mar, y la disposición de sus láminas de vidrio y acero figuran el movimiento del océano. La torre agbar es el tercer edificio más grande de la ciudad, los dos primeros lo son el edificio Maphre y el lujoso Hotel Lars.

torre agbar dia

Disculpadme si me enrollo tanto con la descripción de esta edificación, pero es que fue una de mis atracciones favoritas de Barcelona, recomiendo ampliamente visitarla por la noche, cuando sus paneles de vidrio se iluminan de color azul neón, rojo y anaranjado, ¡es un espectáculo impresionante!

Y hablando de cosas impresionantes, la Sagrada Familia me dejo sin palabras. La iglesia inacabada de Antoní Gaudí corta el aliento en cuanto la miras de cerca. Su impresionante tamaño y su rara arquitectura modernista presume en cada detalle un importante y concienzudo trabajo. Nunca en mi vida había mirado un templo religioso con una apariencia semejante a la de la Sagrada Familia. La historia cuenta que el famoso Gaudí se obsesiono tanto en su construcción que acabo viviendo en ella. Tristemente, Gaudí falleció mucho antes de siquiera acercarse a terminarla, ya que murió al ser atropellado por un tranvía. Desde entonces, la Sagrada Familia se sigue construyendo en base a los planos que dejo el arquitecto y es financiada por las donaciones y por los beneficios obtenidos de las visitas de los turistas deseosos por conocer su interior.

SAMSUNG CSC

Ingresar a la Sagrada Familia oscila entre quince y veintitantos euros, no es precisamente una visita barata, pero sin lugar a dudas debe valer la pena. Yo no la conocí por dentro por cuestiones de mi itinerario, sobre todo porque las filas que se hacen en el lugar son larguísimas. Yo le calculo cuando menos una hora para poder entrar en temporada alta.

El paseo en turibus fue agradable, salvo por el sol del medio día que me dejo la piel chamuscada, así que aconsejo a las personas interesadas en tomarlo, el llevar gafas oscuras, alguna prenda liviana de manga larga para cubrir los brazos y hombros y un gorro o sombrero que pueda bloquear un poco los rayos solares.

El siguiente día en la ciudad fue también muy provechoso para mí. Me desperté de buen humor, desayune y me salí nuevamente a la calle desde muy temprano. Cuando se viaja vale la pena madrugar para conocer sitios impresionantes en todo su apogeo.

Mi principal deseo era internarme en los jardines del Parc Güell, otra obra de Antoni Gaudí, el problema fue que al llegar al sitio las entradas estaban completamente agotadas, me informaron que podía adquirir entradas para visitar el parque al siguiente día, pero para entonces yo ya estaría preparándome para abordar el barco de mi crucero, por lo que tristemente me quede con las ganas de ingresar.

Sin embargo, el Parque cuenta con unas pocas áreas gratuitas, las cuales si recorrí agradecida, y contemple desde ahí preciosas vistas de la ciudad y de los mosaicos de las áreas pagadas.SAMSUNG CSC

Al no obtener éxito en el Parc Güell, tome la ruta turística que andaba por la montaña de Montjuic, la cual debo decir, se convirtió en uno de mis lugares preferidos.

El nombre de “Montjuic” significa “Monte Judío”, y originalmente era el punto desde el cual era posible defender la ciudad de los ataques extranjeros. La montaña se caracteriza principalmente por las preciosas vistas que pueden apreciarse desde ahí,  un espectáculo obligatorio para los visitantes.

Estando en la montaña, ingrese al Poble Espanyol o Pueblo Español, una especie de bonito museo construido al aire libre y en el que se representan réplicas de varias edificaciones de la arquitectura española. Pasear por este lugar es internarse entre bonitas callejuelas artificiales, una visita interesante y recomendada si se quiere conocer un poco más sobre la arquitectura de España. La entrada al Pueblo Español cuesta alrededor de 13 euros.

SAMSUNG CSC

Cerca de este agradable lugar se encuentra el MNAC, o Museo Nacional de Arte de Cataluña, una hermosa construcción desde la cual se obtiene una vista completa de la majestuosa Plaza de España de la ciudad.

Acabe mi tarde en Barcelona paseando por la Rambla, una calle cerrada de un km de longitud que conecta el centro de la ciudad con el Puerto. Estando ahí me detuve a comer unas riquísimas patatas bravas, para más tarde retomar mi andar por la rambla, hasta llegar a la rambla de mar en donde camine a orillas de la preciosa agua salada y me senté a observar el atardecer.

En resumen, fue básicamente esto lo que yo me permití conocer de la bella Barcelona, por falta de tiempo y con un itinerario ajustado, me habría gustado conocer mucho más, sin embargo me doy por bien servida con todas las bellezas que admire.

vista sagrada fam

Como recomendación, en Barcelona se encuentran otras importantes construcciones del arquitecto Gaudí que son ampliamente recomendados a visitar al ser lugares representantes de la corriente del modernismo catalán, como lo son la Casa Milá, mejor conocida como La Pedrera y la casa Batlló. También, hay gran cantidad de importantes museos en los que es posible conocer un poco sobre el arte, la historia y la cultura catalana. Yo por ejemplo me quede con enormes ganas de tomar el tranvía azul y visitar el parque de atracciones más antiguo de España mejor conocido como el parque del Tibidabo, y la iglesia del Sagrado Corazón, situados en la montaña del Tibidabo en la Sierra de Collserola, también me quede con ganas de visitar Monserrat, o de ver la fuente de Montjuic iluminarse de muchos colores durante la noche.

Finalmente no me quedare sin comentar que mi visita por Barcelona significo el comienzo del cumplimiento de un sueño viejo. Estar ahí, me hizo sentir agradecida por todo cuanto me rodeaba, por ser afortunada para ver todo aquello. Significo el inicio de un viaje que recordare y llevaré en mi corazón toda la vida.

agnar night

Aube

Twitter: https://twitter.com/AubeScrit

Facebook: https://www.facebook.com/aube.scrit.3

Anuncios

4 comentarios en “Por las calles de Barcelona…

    1. Muchisimas gracias Tam, lo sucedido en la rambla fue terrible.
      Aun no me lo creo que haya pasado. Creo que como dices, la ciudad se ha manchado de dolor, y siempre perdurara entre sus calles el recuerdo de aquellos cuyas vidas fueros arrebatadas, gente completamente inocente.

      Un abrazo grande, y gracias por compartir!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s